viernes, 26 de agosto de 2016

Proposiciones...

- Deja que te vea.  
Yo no sé decirte, pero cuando pasas se me alegra el alm a , me tiembla el cuerpo y merece la pena el día; y no sé por qué.
¡Anda, dé jame verte, deja que me acerque a ti! Tú sabes... acariciarte las manos, mirarte a los ojos y si acaso, algún beso de viejo...

Pero qué altiva la juventud, creyendo insolente a la experiencia viva. Como si los años encerraran sólo desesperanza y olvido. Qué ingratitud pensarse un deseo inalcanzable, pudiendo ser el motivo de un sueño.

Quizás no deba cambiar la historia, pero tampoco el camino..

miércoles, 24 de agosto de 2016

Hace unos días soñé que mi vida era una mentira y yo no lo sabía. Y sentí tanta angustia que lo llamé pesadilla.
Después descubrí que había más verdad en mi sueño que pesadilla en mi mentira.
Y es que quizás el miedo está siempre dormido en la inconsciencia, porque soñar despierto no es tenerle miedo a la vida, ni cerrar los ojos y querer vivir, es siempre una mentira.

martes, 23 de agosto de 2016

Ellos: momentos...



Al caer la tarde, mis dedos se pasean por el tejado. Escucho a Chopin, miro al frente y dejo fluir tanto que esconde el día... No importa dónde vayan, ellos se saben libres para decir, para acariciar... Ellos se saben de cristal templado al caer la tarde.
Transparentes pegotes vivos, enganchados a un piano que trae cola... el resultado de la palabra sin filtro, del café sin endulzar; el resultado de haber amado toda la noche sin medida y de haber medido cada instinto durante el día.
¿Qué importa quién amaneció conmigo? En las horas que acompañan mis mañanas se visten mis manos de carencias estudiadas, de maneras permitidas, de morales frecuentadas... Después, se retuerce el alma y se desnuda el cuerpo de intriga... Después, me acompaño las ganas de estar sola con las de estar viva.

jueves, 18 de agosto de 2016

Esta Noche.

Espérame esta noche.
Sabré amarte en todos los idiomas
y en ninguno querrás calmarte.

Resérvame los cuartos de tus horas,
traguémonos el tiempo y la arena...
yo perderé las medias por ti.

Y acércame un segundo a tu boca.
Me gusta suspirar despedidas
donde nunca crecerá el olvido.

Aliéntame esta noche contigo...

 

¡Vérsate conmigo!

No rimes conmigo si no quieres
pero versa cada espacio en que me tengas
y yo haré de tu vida poesía.

Deja que nos lean entre líneas...
Deja que seduzca con mis versos
esos miedos que te paran la locura
de quemarte en este fuego;

éste, que provoca la escultura
de tu cuerpo con mi cuerpo.

No detengas las caricias de mi boca,
porque a cada poema que recito
se envenenan de dulzura
el canal que en nuestras venas
queda escrito...

sábado, 13 de agosto de 2016

Las ausencias son un estribo marcando al galope. Soy buena jinete.

Señor,

Dígame qué es "para siempre"; dígame en qué lugar termina, dónde puedo encontrarlo, para qué lo quiero...
Yo sólo necesitaba escucharle. Sin tiempos.
Dígame ¿existe? ¿Y es muy largo? ¿Y es bueno, señor? Porque dijo quererme para siempre, antes de irse para siempre y yo señor, no sé si eso se cree o se espera; si debe hacerme feliz o luchar por el olvido.
Dígame cuando pueda si estará después de "para siempre". Yo tengo una vida entera, ¿cree que será suficiente?

lunes, 8 de agosto de 2016

De mi y de ti...

Tienes el sabor de un nudo en la garganta
que no se desvanece con el llanto,
que no se hace hiel en la boca
y que no, no se queda a dormir.

Un grito.

Y tienes el brillo de un por qué en la mirada
que no quiere respuesta,
que no mira a razones sensatas...
y que no, no quiere saberme.

Te excita.

Llevas el rocío en la yema de los dedos,
húmedos restos de mi y de ti;
de dos pasados encontrados
en el cristal de un naufragio:

el mensaje en la botella.

                Dejemos saber al alma
y que el cuerpo nos piense...



Las notas del ayer.

       ¡Átame, por dios!
       O déjame sin fuerzas...

A veces escucho romperme.
Es el sonido de dos notas a piano:
agudas, insistentes y altivas.

       ¡Átame las manos!
       Por dios, átame...

Yo no quiero tocar tu recuerdo
y no tocarte, ¡ay! no poder tocarte...
la magia de este desconsuelo.

Sin un nombre,
sin un espejo,
apenas el sudario de mi ayer.
           
            ¡Maldito piano!
            Deja de tocarme...
         
        ...no me arranques la piel.




miércoles, 3 de agosto de 2016

Si usted supiera
que vivo ilesa en mi locura.
Si supiera que es la calma
de mi rabia disfrazada.
Si supiera que tuve
que vestirme de luto la vida;
que nací de nuevo
para morir en su distancia.
Si supiera que no es castigo,
que no hay venganza.
Si supiera lo que hizo conmigo...

Gracias.

Tres puntos.

Y yo que era de punto y seguido,
de lineas abiertas,
de mente libre,
de moral en suspense...

Yo que era fria en mis respuestas,
parca en idearios,
firme en mi sentencia,
opaca en mis lagunas.

Yo, que me hice lenta en la corriente,
que jugué a las damas con los reyes,
que entretuve el viento en la tormenta;
que fui cuando nadie me miraba...

...cerré la puerta en pleno destino,
me quedé fuera,
me senté a la espera de verme pasar
y me invité a vivir...

Y hoy resulto de seguir una linea
con la mente abierta,
la moral libre
y un sin fin de puntos suspensivos...