lunes, 28 de noviembre de 2016

¡Te olvidé!

¡Yo no sé por qué!
Dime tú...
¿Saciaste tu ego?
¿Lo saciabas?

¡Pendencieras charlas!
¿Te divertía?
De naturaleza muerta
tu alma... Tu no alma.

Y yo esperaba,
cansada,
incrédula,
profundamente perdida
en tus bajas aguas.

No sé por qué
creí rendida tu espada.
No sé...
te amaba...

Aprendí a sacarte
secando mis ganas,
podridas, saladas...

Y conseguí olvidarte
cada mañana.

Sí... cada mañana.




lunes, 21 de noviembre de 2016

Que soy yo...

No te preocupes, que nada cambiará. Yo seré la de antes, tú serás el de siempre y donde pusimos ilusiones vanas, dejaremos ilusión a secas. Siempre como antes, sin enterarnos de los cuartos, ni de las medias, repartiéndonos el alma entre paréntesis; discutiendo las sombras...
No te preocupes, que soy yo sin puntos suspensivos.

martes, 15 de noviembre de 2016

DIARIO DE UN AMOR.

Señor,

Quizás debí cantar aquellas primeras letras... herrumbre de mi pena...
Quizás señor, mantenerme envuelta en mis enaguas restó prestancia a mi propio entendimiento... Y amé sin arrogancia. Y gasté la acera buscando no tenerme que ir. Y me hice chica. Y nací sin madre. Y me fuí sin salir siquiera.
En aquellos días señor, sus ríos de gloria mentían salinas desde mis ojos...
postillas para mi amor...

En aquellos días, viví muriendo un poco en cada uno de sus ecos ¡Qué lástima señor, que usted no lo vivió!

sábado, 5 de noviembre de 2016

¡Malditos zarcillos acoralados,
engarzados en metales
y clavados en la piel!
Esos recuerdos,
que de pronto me adornan el semblante,
me sonrosan el pasado,
me revientan en sonrisa la boca;
me derraman la mirada cara abajo...
Malditos momentos maravillosos,
con el alma contenida
y la moral callada.
Joyas reservadas a cualquier momento
que se vista de ti...

sábado, 29 de octubre de 2016

Reflexiones...

Algunos días son especialmente intensos; por la profundidad de sus circunstancias o por la permeabilidad de nuestro propio cuerpo. Son esos días que abren surcos profundos, donde sembrar lo que seremos mañana...

viernes, 21 de octubre de 2016

He pensado muchas veces en la palabra "autenticidad". Y en su significado, y en la fuerza que desprende sólo pronunciarla... Y en la falsedad que genera. ¿Irónico, verdad?
En cuanto se nombra se asoma la duda, como si fueran amantes, como si del brazo hubiesen paseado un torbellino de pesares.
¡Qué auténtico el amor! Qué corta mentira...

miércoles, 5 de octubre de 2016

DIARIO DE UN AMOR



A la escuela se va a sabiendas de que hay lecciones que nunca aprenderemos.

Señor,
En estos días comprendí que olvidar no siempre forma parte del destino, que a veces formulamos inquietudes porque presumimos un resultado exacto.
Supe señor, que salpicar de noche los cristales mientras se burla la aurora de mi no es representar el sainete de mi vida, sino despertar a los sueños para ir a clase.
He sentido en estos días que no tiemblan mis cimientos cuando el miedo me derrumba, ¡que no! que si acaso,  me estremece lo que no conozco aún de las raíces del mundo, de las cortezas de quien siempre anda por las ramas.

Señor, aprender no es pretender un camino, es rendirlo, y mire, mire cómo traigo los brazos de fuertes y los pies de descalzos...

sábado, 24 de septiembre de 2016

DIARIO DE UN AMOR


La mentira es un pocito ciego donde caemos los que tenemos sed...

Mi querido desconocido:

No termino de entender por qué. A todo lo que da, despliego mis emociones, mis brazos y hasta este puñaito que me queda de consciencia.
Si yo hubiese querido dolerle, le hubiese amado a medias, como se ama el mar desde la orilla, sin enfrentarse a sus iras, sin afectarle sus mareas...
Si usted hubiese querido amarme señor, hubiera prendido en mis tormentas de la misma manera que yo gasté mi oxígeno en su respiración: por pura inercia.

Pero fui yo quien quiso amarle y fue usted quien me dolió.
Mi mentira fue creerle; su verdad, mi única opción.

Pd: El pozo estaba llenos de veneros.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Hay quienes creen que en unos ojos idos sólo hay nostalgia, que un cuerpo erguido es una falsa postura ante la vida; creen que un solitario es un alma muda y que un soñador es quien vive dormido... Y que el resto, son "normales"... Y que en esa normalidad la vida pasa como debe...

¡Qué catástrofe delimitarse, definirse y hasta vivir "como es debido"!
En mi normalidad, la vida pasa como quiero.


Yo que no creo en el destino, la casualidad a veces me pone a punta de pistola. Y sí,  quizás deba aceptar que todo pasa por algo, pero me niego a pensar que crecimos libres para andar un camino predeterminado. Si acaso no somos dueños de nuestra vida, al menos, inquilinos con los recibos pagados...